Archivos para 31 agosto 2011

Ante la crisis, libros

Por si alguien no lo sabe, parece ser que estamos en crisis económica. Lo escuchamos en la tele, en la radio, en la prensa, en los monólogos del Club de la Comedia… La crisis está en todas partes, nos absorbe el seso, nos invade, entra en nuestras casas y nos agarra del pezcuezo con la fuerza de la inevitabilidad.

Pero hay formas de evadirse, mecanismos a nuestro alcance que nos permiten olvidarnos de que a nuestro alrededor las cosas parecen derrumbarse. Como siempre a lo largo de la historia, la literatura viene a ofrecernos un salvavidas para nuestra mente, un lugar en el que el tiempo se detiene y pasa de todo mientras nada pasa. Abrazo literarioUn libro nos da la oportunidad de vivir la aventura que la economía nos niega o hacer el viaje que  no nos podemos permitir. Un ensayo nos permite desconectar de la crisis hacia otros temas de gran interés o nos permite acercarnos a la economía desde un punto de vista distinto. Una novela nos da la ocasión de salir del sofá de casa y viajar a mundos distantes, culturas diferentes e idiomas desconocidos en los que nadie nos conoce ni tenemos una hipoteca a la vuelta de la esquina.

Disfrutando de un buen libro, sea del género que sea, nos aseguramos un rato de diversión y felicidad, ausentes de esta realidad fea que nos ha tocado vivir, hasta que las cosas mejores. Y lo harán.

Muchos de los que hayan llegado hasta aquí puede estar ya pensando que los libros también cuestan dinero y que también la crisis dificulta su compra, pero hasta para esto el libro tiene solución muy lejos de la piratería: existen bibliotecas y librerías de segunda mano. Ante la crisis, estos establecimientos deben ser la referencia, los que marquen el camino a seguir para quienes necesitan de la literatura para capear la vida.

 

Deja un comentario

Escribir en 140 caracteres

A pesar de lo que podía parecer en un principio, resulta que twitter se ha convertido en una de las más fiables fuentes de noticias mundiales, donde estar conectado a todo lo que pasa cuando pasa. Twitter nos permite decir tooooodo lo que pensamos en el momento que ocurre, con todo lo que ello conlleva para bien y para mal (recuerden el famoso caso de Bisbal y su comentario sobre Egipto). Esto abre una nueva ventana para las paridas mentales de todos nosotros, aficionados a esto de internet y sus aplicaciones pero, ¿sirve para algo que todos sepan lo que pensamos  en todo momento?

La limitación de 140 caracteres nos ha obligado a condensar nuestras paridas mentales hasta su mínima expresión, llevando el lenguaje sms hasta nuevas cotas de incomprensibilidad. Por si el acortar frases a base de mutilar palabras fuera poco, resulta que hay un lenguaje propio en twitter que nos obliga a ponernos al hilo rápidito a los nuevos usuarios si no queremos quedarnos atrás. Léase: Hola @RaycoCruz, has visto nuevo hashtag que está TT #darcomeralospeces? Quién será #FF este viernes? @molomucho. Para muchos, chino, para los demás, una conversación amena y llena de contenido. Literalmente, hay twitts imposibles de entender o interpretar.

Así pues, si quieres estar conectado con el mundo, ábrete una cuenta en Twitter, consigue que tu nombre sea TT, sigue cualquier hashtag que surja y no dejes de hacer #FF todos los viernes. ¡Serás una persona nueva!

(Por cierto, si quieres seguirme en esta red social, estoy en http://twitter.com/#!/RaycoCruz).

Twitter logo

Deja un comentario

Yo de mayor quiero ser famoso (en España, claro)

Pues sí amigos, parece ser que es casi oficial que Belén Esteban y su marido (no tiene nombre, ¿a quién le importa?) se han vuelto a separar por quincuagésima vez y se rumorea que están a punto de solucionarlo y reconciliarse. Es posible que en el momento del cierre de esta edición ésto ya haya ocurrido y todo lo que estoy diciendo se quede en agua de borrajas, pero ¡no importa! El daño ya está hecho y alguien tendrá que ir a los platós de telecinco a explicarlo todo, que es un asunto muy serio y como tal debe tratarse. ¿A quién puede importarle la visita del Papa, ePaparazzisl hambre en Somalia o la represión en Siria si la Princesa del Pueblo anda llorando por las esquinas? Afortunadamente, telecinco le dedica o dedicará varias horas de programación para que pueda dar su versión y sanear sus cuentas, que la pobre necesita de nuestro apoyo y parece ser que con lo que cobra no es suficiente.

Y es que la vida del famoso (y el futbolista, por supuesto) en España es muy dura: bolos, entrevistas, robados en pelotas en pleno verano en Benidorm, millonadas por salir en la tele… ¿Quién puede soportarlo? Yo abogo por la creación de una Asociación para la Defensa del Famosete (o ADEFA) para proteger los derechos de tan insignes personajes de nuestra cultura, que bastante mal lo están pasando en sus mansiones cuando ven sus míseros sueldos de cienmil eurista que no les da ni para pipas.

Aún así, yo de mayor quiero ser famoso. Pero cuidado, no un famoso cualquiera. Quiero ser famoso en España, que mola más. No quiero ser un Frank Sinatra o un Justin Bieber, panolis ambos donde los haya, sino famoso made in spain en la elegante estela de la ya mencionada e irrepetible Belén llorando-por-las-esquinas Esteban, Yola Berrocal o Farruquito. Eso es vida y un proyecto de futuro sólido. Y ojo, que no soy un cualquiera. Si me tengo que examinar de algo para conseguir el título de famosete (que se yo, de biología) me lio la manta a la cabeza y tiro pa’lante, ¿eh?, que soy un tío serio y no quiero que me tachen de trepa.

Y si no, que le pregunten a Aída Nizar.

Deja un comentario

Boca-oreja

Yo también creo en los autores noveles. Ya que yo mismo lo soy, entiendo la necesidad que tenemos de apoyarnos unos a otros, de dar una oportunidad a los textos de los demás y estudiarlos con ojo crítico para tratar de ayudar, en la medida de lo posible a que el autor mejore cada día. Creo firmemente en la crítica sana, por cierto. 
El caso es que de nada nos sirve creer en los autores noveles, afirmar con la boca grande que hay que darles una oportunidad, que ellos son el futuro de nuestro panorama literario, etc, pero después, cuando hay que hacer un regalo o hay que recomendar una lectura a un conocido, seguimos nombrando a los de siempre, aquellos que la mayoría de las veces no necesitan nuestra recomendación porque están en boca de todos, en los medios de comunicación, en el “top ten” de cualquier centro comercial que vende libros por impulso.
Pero somos muchos los que necesitamos un boca-oreja firme y creciente, pues no tenemos medios detrás nuestro anunciando cada palabra que decimos (ni siquiera los medios locales, ojo, que encuentran más importante para la sección de cultura una patochada de Vargas Llosa antes que la presentación de un autor de la tierra). Quienes decimos que apoyamos a los autores noveles debemos demostrarlo con hechos y no solo con palabras para conseguir que los jóvenes consigan hacerse hueco. Si una obra de un autor desconocido y novato te ha gustado y has disfrutado con ella, ¿por qué no recomendarla? ¿Por qué no comentarla con tus conocidos? ¿Por qué no regalar un ejemplar en el próximo cumpleaños que surja?
El logo pertenece al blog literario Literatura Youth Fantasy propulsora de la iniciativa “Nosotros creemos en los nuevos autores, ¿y tú?” a la que me sumo. Gracias desde aquí por ello.

2 comentarios

No quiero publicidad electoral ni carteles en mi ciudad

Se acerca un nuevo periodo electoral, aunque sea de forma anticipada. En breve, cuando nuestros políticos terminen con sus merecidas vacaciones, empezará el bombardeo informativo/desinformativo en todos los medios de comunicación con la sana y amistosa intención de obtener nuestro voto y de esa forma poder situarse en lo más alto de la cadena alimenticia de nuestro país.
Llegado este momento, comienzo a temerme una nueva oleada de cartas repletas de publicidad electoral que no deseo ni leo nunca jamás y que siempre acaban en la papelera, lo que supone un gasto de papel inútil y completamente innecesario. ¿Quién abre esos sobres llenos hasta los topes de panfletos y rostros sonrientes? Algo más: ¿alguien sabe por qué sonrien? Tal y como están las cosas, las fotos deberían aparecer con lágrimas como melocotones.
Además, por segunda vez en este atípico año mi ciudad se llenará de carteles electorales colgados en farolas y vallas, de nuevo con esas sonrisas y aspectos cuidadosamente descuidados, minuciosamente estudiados para parecer naturales e improvisados. A día de hoy aún permanencen en mi calle los carteles que se pusieron en mayo y que nadie se ha molestado en retirar.
Desde mi humilde hogar, desde este pequeño espacio digital PIDO a esos señores sonrientes que dejen de enviarme publicidad por correo, que bastante veo a los políticos ya en televisión y prensa, para encima hacer trabajar a los carteros por su culpa y que no se estropee nuestro paisaje urbano con horribles carteles a los que nadie presta atención y, lo que es peor, nadie se molesta en retirar cuando los resultados electorales acaban con esta vorágine.

¡NO QUEREMOS PUBLICIDAD ELECTORAL!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: