Archivos para 20 agosto 2012

Reseña de ‘Remanso de paz’ de Leandro Pinto

Antes de comenzar esta reseña ya sé que habrá quien diga que no es muy fiable, que Leandro es amigo mío y, como tal, mi reseña no podrá ser objetiva, que me desharé en elogios hacia su trabajo. Si crees eso, te doy permiso para que no sigas leyendo. Nadie te obliga. Si opinas, como yo, que el conocer a un autor no te exime de ser crítico con su obra y que se puede criticar sin insultar ni ofender, te invito a conocer mi opinión sobre esta, la segunda novela de este argentino afincado en Gran Canaria desde hace algunos años ya.

Leí Orlando Brown (Beginbooks, 2010) sin saber muy bien qué me iba a encontrar. Me lleve una gratísima sorpresa con esa novela, no exenta de defectos propios de autor novel, y tuve claro desde ese momento que Leandro se haría hueco en las estanterías de los lectores de este país. Con Remanso de paz (Anroart, 2012) he podido comprobar mi teoría.

Sinopsis:

El Remanso, la suntuosa finca de la familia Hornos, se yergue orgullosa entre los vastos y fértiles maizales de la comarca. La dinastía, que había iniciado su dominio en la aldea varias generaciones antes, representa el poder y la superioridad social en una comunidad mermada por la ignorancia y la tiranía de los patrones.
Uno de los vástagos de la familia, Tomás Hornos, comienza a ser devorado por un monstruo de insaciable codicia y ambición, una bestia nefanda que va incrementando su poder a medida que aumentan la lucidez y las ansias artísticas del muchacho, al tiempo que, entre profundas dudas existenciales, éste deja atrás una adolescencia marcada por relaciones fraternales llenas de ambigüedades, envidias y sentimientos insanos. Su objetivo, ahora, es apropiarse de la herencia paterna, y las acciones que emprenda para lograr su cometido no conocerán límites. Tan atormentado y solitario como astuto y perverso, el menor de los Hornos es la mala semilla en una familia en la que todos esconden secretos tortuosos e inconfesables pecados.
Una historia de ambición, violencia, incesto, fratricidio y muerte. El drama familiar de una dinastía condenada desde su misma fundación.

La historia comienza cruda y directa, con dos personajes que deciden dejarlo todo para poder vivir su historia de amor, su pasión desbordada, ante la negativa familiar que les obliga a convertirse en exiliado, en parias ante su propia gente. Sólo la casualidad le permite recalar en El remanso, la hacienda de un loco familiar, casi tan renegado como ellos. Allí se establecen y dan origen a una familia en la que todo, como el maiz de podridas raíces, acabará torciéndose.

Leandro logra estremecernos con esta novela, quizás la más alejada de su género predilecto, que es el terror psicológico, para ofrecernos unaOrlando Brown en retrazos, www.retrazos.wordpress.comhistoria viva de pasiones, traiciones y locura en la que la familia se convierte en el peor enemigo. Con un estilo muy trabajado en el que no sobra ni una palabra, nos arrastra por la historia de los Hornos mientras vemos con angustia el auge y decadencia de toda una dinastía con personajes muy bien trazados a lo largo de las décadas, desde su nacimiento hasta su plenitud: sus pasiones, intereses y apegos se desarrollan poco a poco, como el buen vino, a pesar de la escasa extensión de la novela. Gracias a precisos saltos en el tiempo logramos tener un visión general del devenir de los acontecimientos sin menoscabo de la intensidad o la precisión quirúrgica de la pluma de Leandro.

Si he de ponerle un pero, sería en el desarrollo del final, un poco más precipitado de lo que, a título personal, me habría gustado. Aunque no quita mérito al conjunto de la obra, eché en falta algo más de pausa en este crucial momento.

Con Remanso de paz, Leandro Pinto crece como autor, pero sé que su mejor trabajo está aún por llegar, que hay más en su máquina de escribir de lo que hemos visto hasta ahora. Lo sé y espero con muchas ganas su próxima (muy próxima) publicación.

Anuncios

1 comentario

Reseña de ‘Los crímenes de Santa Úrsula’ de Greta Spaulding

Con el mejor regusto de la novela negra y sucia, rezumando pulp por todas partes, Greta Spaulding, alter ego de Macu Marrero, aterriza en nuestro país con fuerza y ganas de quedarse. Su primera novela, Los crímenes de Santa Úrsula, recién estrenada su segunda edición, se desarrolla en el ficticio pueblo de Nuevo México llamado, como su título indica, Santa Úrsula. En él, alguien está llevando a cabo, desde hace unos años, una serie de brutales asesinatos que tienen al pueblo en vilo.

Sinopsis de la obra:

Santa Úrsula, un pueblo cercano a la frontera de Nuevo México. 
¿Quién asesinó a Tom Carriel? ¿Quién o qué está descuartizando a esos cuerpos que aparecen en el pantano? Duncan, el sheriff de Santa Úrsula, lleva a cabo las investigaciones junto a su ayudante.  Quizá  sea Serpiente,  Neil, Ramiro o Vega; cazarecompensas que  regresan todos los años al pueblo. La primera parada se realiza en El Corralito, un antro regentado por Maroto.  Es allí de donde surgen los peores  rumores: Los asesinatos son obra de La Criatura.

Prepárate para vivir el suspense, el terror y el gore, una mezcla explosiva que inunda esta novela corta escrita por Greta Spaulding.

Con apenas noventa páginas, la novela nos ofrece varios saltos en el tiempo para contarnos lo acontecido a lo largo de dos líneas temporales que confluyen en un único y explosivo final. Mediante el uso de la señora Spaulding, la autora canaria lleva su narrativa un paso más lejos de lo que nos tenía acostumbrados con su díptico Mihai. Mi historia junto a un strigoi y Señales. Mihai 2, de próxima reedición en formato ebook. Si ya en éstas nos mostraba una escritura directa y no exenta de violencia y crudeza, en Los crímenes de Santa Úrsula se acerca más al gore, sin medias tintas ni palabras amables.

Los crímenes de Santa Úrsula en RetrazosCuando terminas la novela y cierras el libro tienes la sensación de que necesitas una ducha, pues te sentirás lleno del polvo del desierto de México y de la constante sensación de malestar que la ambientación creada por Spaulding logra a lo largo de toda la obra gracias a descripciones escuetas pero precisas, como la corta extensión de la novela y su género pulp requieren.

El único pero importante se lo voy a poner a la editorial, pues donde único peca la novela es en la edición, un pelín chapucera en algunos aspectos…

Como bien dice  en la contraportada, la obra es una buena mezcla de “el suspense, el terror y el gore”. Un aperitivo literario mientras esperamos por Red Zone la esperadísima nueva novela de Macu Marrero de temática Z.

¡Larga se hará esa espera!

1 comentario

Reseña de “Última parada: la casa de muñecas” de Miguel Aguerralde

Miguel Aguerralde ha dado el salto definitivo. Si con sus novelas anteriores, Claro de luna, Noctámbulo y Los ojos de Dios había logrado darse a conocer y crearse una pequeña masa de gente dispuesta a seguir leyendo sus obras, entre los que me incluyo, con Última parada: la casa de muñecas (Editorial 23 Escalones, 2012) ha dado el salto de calidad necesario, el lanzamiento definitivo que nos ha demostrado a quienes teníamos fe en su trabajo que estaba llamado a convertirse en uno de los grandes de la novela negra en este país.

Antes de seguir, les dejo la sinopsis de la obra: «El hombre intentó levantarse, pero, una vez más, cayó sobre el asfalto.
La paliza había sido brutal, aunque aún no la recordara. El lado de­recho de su cuerpo estaba completamente entumecido, era posible que tuviera la pierna y el brazo fracturados. No sabía cuántas horas llevaba tirado en aquella cuneta; sin embargo presentía que si no lograba le­vantarse, iba a ocurrir algo horrible».
 Anualmente, en la ciudad de Las Palmas se registra la desaparición de decenas de personas. Muchas acaban siendo encontradas, otras se esfuman sin dejar rastro. El inspector Matthew Leland, apodado el Rojo por sus compañeros del departamento de policía, lleva ocho años investigando minuciosamente cada uno de estos casos. Lo que no sabe es que cada día que pasa está más cerca de encontrar por fin una respuesta, de hallar la última pieza de un puzle macabro que lo conducirá directo al infierno: la casa de muñecas.

La acción discurre en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y el protagonista es Matthew Leland, el Rojo, a quien ya conociéramos en la exquisita novela corta No podrás salir (Damian Wake, 23 Escalones, 2011).  El policía cumple los canónes del antihéroe: borracho, mal padre, mal amante… Pero con una fuerza vital contagiosa y una capacidad deductiva propia de el mejor detective. Sólo su intuición y lucidez, cuando consigue estar sobrio, resolverá el caso de los perdidos en Las Palmas.

La novela cumple con creces las expectacivas, con escenarios reales de la ciudad en cuyas descripciones, perfectamente dadas con cuatro sutiles brochazos, se demuestra que el autor ha estado presente en ellas a modo de documentación. Los personajes con casi reales, por lo que podemos ver en ellos a cualquiera de nuestros vecinos, con sus penas, preocupaciones y misterios personales. Leland, en concreto, logra un grado de profundidad que ha conseguido conquistarme y quedarme con ganas de conocer más de sus aventuras, de su trabajo en la policía de Las Palmas.

Miguel Aguerralde consigue mantener la tensión en todo momento, sobre todo, gracias a las partes en las que nos pone en la piel del malo, de una crueldad que roza lo gore y con cuyas víctimas compartiremos el dolor y la angustia durante toda la novela. Y es este, para mi gusto, el punto débil y el fuerte al mismo tiempo. Quienes disfruten con las descripciones más crudas pasaran un rato intenso; quienes tenga el estómago más delicado, quizás se salten algunos párrafos. El final, sorprendente y para nada predecible, me dejó una sensación de desasosiego que hacía mucho tiempo que no sentía.

Miguel, sigue así que quienes te leemos queremos más, ¡mucho más!

2 comentarios

Generación Kindle. ¿Hacia dónde vamos?

Llevo varios meses escuchando hablar de la recientemente denominada Generación Kindle en la que se incluyen a aquellos autores que han decidido, por las razones que sea, autoeditar sus trabajos en formato digital, ya sea en Amazon (lo que da nombre a la generación debido al nombre de su lector más extendido, el Kindle) ya sea en cualquier otro formato. Son varios los ejemplos de éxitos en este sentido, como Amanda Hocking, John Locke o los más cercanos, como  Eva García Sanchez con su La saga de los longevos, claro ejemplo de el buen hacer de quien sabe lo que quiere conseguir cuando se sienta ante la pantalla en blanco.

Yo que he publicado varias cosas en Amazon, como mi primera novela La sombra de Pranthas, no puedo dejar de cavilar sobre este tema. Hasta hace unos años, el autor que decidía lanzarse a la aventura de autopublicar debía hacerse a la idea de que nunca iba a ser tomado en serio por una editorial. El coste económico de esa opción era desmesurado y el trabajo que requería solía no compensar la ilusión de ver tu trabajo en formato libro que después iba a tener una distribución irrisoria y un alcance de risa.

Hoy, Internet y, sobre todo, la megatienda Amazon, han abierto puertas hasta hace poco impensables. Sin gastar un euro, cualquiera puede colgar su novela, poemario o libro de relatos y ponerlo a disposición de los lectores. Después, las redes sociales hacen el trabajo gordo de la promoción, aunque siempre en función de la capacidad y las horas que el autor le eche a este importante aspecto. El caso es que apenas supone esfuerzo tener nuestra obra accesible para ser leída por todos.

Las editoriales han visto en esto un filón. Sólo hay que navegar entre las listas de los más vendidos para saber qué autores están despuntando. Fichar a uno de éstos es una apuesta mucho  menos arriesgada que recibir un manuscrito y apostar por su éxito. Aquí hay un filtro previo por parte de los lectores que puedan haber apoyado previamente a una escritora, con lo que la editorial reduce mucho su margen de riesgo.

¿A dónde nos puede llevar todo esto? Pues creo que la tendencia se ve venir a distancia. Las editoriales, ahora rehacias a recoger manuscritos, cerrarán aún más el puño y se irán a pescar autores a la red. Con entrar en amazon y chequear a los autores autopublicados que más tiempo lleven en los puestos altos de la lista de más vendidos ya tienen una referencia del alcance que su obra pueda estar alcanzando y, por tanto, del mayor o menor riesgo que pueda suponer ofrecerle el salto al papel. Editar a un autor novel dejará de ser una apuesta con los ojos cerrados por parte de las editoriales, que ahora podrán valorar la presencia que el aspirante tiene en las redes, la cantidad de gente que le sigue, el número  de buenas reseñas que haya podido generar su trabajo…

Creo que amazon acabará por convertirse en el primer paso para cualquiera que aspire a ser escritor. Si no me creen, tiempo al tiempo…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: