Archivo para la categoría Retrazos

¿Qué hemos hecho nosotros para merecer esto?

Pues eso me pregunto yo. Yo, que soy autónomo y me putean con el aumento del IVA, que ando lidiando como puedo con una crisis que no he provocado yo sino la avaricia y la mala gestión de unos pocos, que veo cómo mis clientes se esfuman por falta de trabajo y, por tanto, de dinerillo para gastar en algo tan “nimio” como un libro para pasar el rato… ¿Qué he hecho yo para que ahora venga el señor Wert a tocarme más las narices con algo tan delicado como la educación?

Nunca (o casi nunca) escribo de política, pero es que con este señor me están entrando ganas. Lo que ha detonado mi malestar es esta noticia: Wert avala un curso para profesores sobre “apariciones y milagros” de la Virgen. ¡Dito sea Dios! Ahora resulta que a los profesores que algún día le van a dar clase a mi hija les van a hacer perder el tiempo con un curso sobre ¿qué? Perdonen que vuelva para atrás y relea el titular, porque no acabo de creermelo. Pues sí, no había leído mal: ¡sobre los milagros de la Virgen!!!! Se titula, concretamente: “Apariciones y milagros de Nuestra Señora”. Y digo yo: ¿sobre qué virgen? La virgen del Pino, la del Carmen, de Candelaria… Porque oye, cada cual tiene lo suyo y no me vas a contar lo de una despreciando lo de otra, que alguien se puede ofender. Yo sugiero que, como el tema da para mucho, el curso se prolongue y se convierta en una asignatura de Magisterio, para que los futuros maestros salgan bien empapados de tan importante cuestión para el futuro laboral y personal de mis hijas. Al fin y al cabo, para el señor Wert pesa lo mismo la religión en el expediente que las Matemáticas o la Lengua, así que, ¿por qué no formar a los profesores como debe ser también en religión? ¡Vamos, digo yo!

Espero que el tono irónico de todo esto quede meridianamente claro y nadie me tome por un papanatas a la altura del ministro, porque lo único que hago es reírme para no llorar. Empiezo a sentirme orgulloso de la porquería de plan de estudios que me tocó en mi época, porque comparado con éste mi nivel será el de un estudiante del MIT. ¡Qué coño! ¡Hasta los que hayan estudiado la ESO se podrán sentir satisfechos!

En fin, parece que el señor ministro está empeñado en dar argumentos a quienes desean un cambio de gobierno en las próximas elecciones, porque esta reforma educativa es, simplemente, un comunal despropósito.

, , , , ,

1 comentario

El odio

Creo que no debe haber sentimiento en el mundo más destructivo que el odio. La propia palabra, quizás por el peso emocional que transporta, resulta fea y desagrable.

TE ODIO

Recibir esta sentencia es como recibir un impacto de bala. Directo al corazón.

E igual de asesina.

1 comentario

Editoriales ¿pequeñas?

Me resulta muy curioso el discurrir de las cosas en estos tiempos tan complejos. En una época difícil para el bolsillo en la que el sector del libro está recibiendo un duro varapalo después de varios años evitando la tan temida crisis, a las editoriales tradicionales les ha salido un grano en sus grandes culos. Este grano tiene un nombre genérico que no le hace justicia del todo: editorial pequeña.

A la sombra del incorformismo con el modelo de gestión de la industria editorial en nuestro país, han sido muchos los que, de una manera u otra, han creído posible hacerlo de otra manera. Ya sea en formatos, en contenidos o en modelo de gestión, han visto la luz en los últimos tiempo varias editoriales con ganas de ofrecer algo distinto al siempre hambriento devorador de novedades literarias.

Cada una ha venido a llenar un hueco, a ofrecer un giro en uno u otro sentido. A pesar de la gran cantidad de ellas que, como digo, han ido surgiendo, sólo hablaré de las que conozco directamente, pues no soy partidario de hablar por hablar ni de opinar sin conocimiento de causa.

La primera de ellas no podía ser otra que Bilenio Publicaciones, la editorial que tuvo el valor de publicar mi segunda novela La maldición de Hilena. Con muy poco hacen mucho este matrimonio comprometido con la literatura de mi tierra: Canarias. De todas las que mencionaré quizás es la más sencilla, pues limita su distribución directa a las islas (aunque hacen envíos a toda España), pero no por ello su labor es menos contundente. Con una gran presencia en los centros escolares, la trilogía de Juan Carlos Saavedra comenzada con El misterio de las afortunadas, va ya por su cuarta edición. El punto fuerte de esta editorial está en el trato con el autor, cercano y amable como ellos mismos son. A día de hoy, casi dos años después, sigo encantado de haber confiado en ellos. Recientemente ha dado el salto al mercado digital lanzando La maldición de Hilena en formato ebook para Kindle.

Ediciones Babylon es todo un ejemplo de valentía y visión de futuro. Centrados casi en exclusiva en el libro electrónico, se caracterizan por disponer en su catálogo de varias cabeceras de género homoerótico, algo apenas conocido en nuestas librerías. Desde su modesto planteamiento se han ido haciendo un hueco a base de calidad e insistencia hasta el punto de que, a día de hoy, cada vez que abren el periodo de rececpión de manuscritos reciben más de un centenar. Expertos en la gestión de su presencia en las redes sociales, son asiduos a salones de manga (también de cómic japonés hecho aquí pueden presumir en su catálogo) y lanzan múltiples concursos y promociones, con los que se han ido dando a conocer a un ritmo vertiginoso. Su más reciente publicación es Veneno de escorpión, la esperada nueva novela de Leandro Pinto.

Otro claro ejemplo es la editorial Kelonia. Después de rondar durante años el mundillo fantástico de nuestro país, en contacto y prestando apoyo a autores, ilustradores y creadores en general, sus responsables se dieron cuenta de que era el paso lógico montar una editorial y hacer las cosas de otra manera. De esa certeza han nacido ya varios buenos títulos, como el muy recomendado El rey trasgo. La ciudadela y la montaña, El letargo del pájaro de fuego o el más reciente ganador del certamen de novela corta Domingo Santos: Orpheus. Con exquisita atención al detalle, abren una puerta tabú a la autoedición con su departamento de Kelonia Personal que ya ha visto varios títulos, como la novedad Breithz. La leyenda de Leureley II de Roberto Redondo, Elba de Cus y Elena Montes.

En otra línea editorial se mueve Tyrannosaurus Books, más centrada en el terror, pero con igual ilusión por ofrecer un producto diferente. Con tiradas pequeñas y numeradas, de forma que cada ejemplar es único, han puesto el énfasis, de momento, en el relato corto. Sus productos más destacados son Arkham. Relatos de horror cósmico, con un elenco estupendo de autores homenajeando al maestro H.P. Lovecraft o sus Mejores historias de zombies de Tyrannosaurus books. Pronto, además, se pasarán a la fantasía épica con la antología Epic.

En Tyrannosaurus Books tenemos una filosofía muy concreta: no creemos en las tiradas sin ton ni son, ni en la producción industrial y preferimos trabajar con el menor número posible de intermediarios.

Por supuesto, estas que he mencionado son sólo la punta del iceberg y están aquí porque, de una forma u otra, conozco su trabajo y hablo con conocimiento, pero hay otras, como las recientes Editorial Universo, La pastilla roja o Delorean Ediciones, por citar algunas, que prometen un buen número de buenas historias. Sin embargo, quiero darles aún un tiempo de vida para poder valorar su trayectoria. No dudo de que pronto pasarán a engrosar este pequeño listado de editoriales a las que el término “pequeña” se le queda pequeño: por dedicación, desvelo, calidad, cercanía, actualidad y atención, pronto pasarán a ser grandes editoriales; “grandes” en un sentido amplio que nada tiene que ver con tiradas de millares de ejemplares que acaban saldándose en un almacén o con la entrega de premios a dedo para captar a un autor.

Siganle la pistas a estos locos que se han tirado a la piscina sin flotador. No se arrepentirán.

2 comentarios

A vueltas con la coedición…

Desde hace unos días hay cierto revuelo en las redes sociales a vueltas sobre la autoedición y la coedición, en parte gracias a artículos como este titulado Editoriales dudosas, autores que callan de Gala Romaní.

Como todos saben, de este tema de la coedición yo sé un porrón por haberla sufrido en mis propias carnes con la editorial Mundos Épicos, pues de esa forma edité La sombra de Pranthas (si quieres conocer cómo fue la experiencia, lee este post: Sigo topando con la pared…). Por ello, creo que estoy en condiciones de dar algunas sugerencias al respecto.

Las opciones de coeditar o autoeditar son tan completamente válidas, a mi entender, como cualquier otra. Vaya esto por delante. Sea por principio o por cualquier otro motivo, recurrir a una editorial de coedición (son éstas las que han generado la polémica, no hablo de la autoedición) es muy lícito y nadie debería avergonzarse de ello. Creo que el concepto romántico de que sea la editorial la que apueste por tu libro empieza a quedarse obsoleto. Si todo el mundo tuviera la capacidad económica y el tiempo para ello, ¿no nos autoeditaríamos todos? Nuestra novela es nuestro producto, nuestra creación y, si no apostamos nosotros por ella, ¿quién lo hará?

Ahora bien, esto no signfica lanzarnos en las garras de cualquiera que haya creado una página web y diga que es editor buscando nuevos talentos. Creo que lo más importante es ver el catálogo de la editorial y contactar con otros autores, investigar en la web, conocer sus experiencias para saber si la empresa es trigo limpio. Ante cualquier atisbo de duda, borra esa web de tu buscador y sigue a la caza y captura. Al fin y al cabo, si has decidido invertir tu dinero en ello, asegúrate de tener todas las garantías de que es bien empleado y que tienes opciones reales de recuperarlo.

Debes comprobar la transparencia del editor antes de darle tu texto. Por ejemplo, si en su página web no hace ninguna alusión a la coedición (me remito de nuevo a Mundos Épicos) desconfía de entrada y busca otra opción. La verdad debe ir por delante. De esa forma sabrás a qué atenerte y, además de no perder tu tiempo, no te sentirás estafado ya desde el principio.

Creo que este es el mejor consejo que puedo dar al respecto.

Mi otra experiencia también es en coedición. La maldición de Hilena se editó de esta forma con Bilenio Publicaciones y la editora, antes que ninguna otra consideración, me explicó cómo trabajaban por si no estuviera interesado. Cuando dije que sí, me mostró el contrato y aceptó todas mis sugerencias de mejora. El proceso de diseño lo hicimos al alimón y cada decisión era consensuada, de forma que, cuando por fin el libro estuvo en la calle, lo sentí como obra mía no sólo en el texto que contenía. Había participado en todo él. A día de hoy no puedo sino alabar el trabajo de Bilenio y, si mi tercera novela no la edito con ellos, es porque han cambiado su estrategia editorial, y no por desavenencia o discrepancia alguna entre nosotros.

En cualquier caso, escojas el camino que escojas, ten paciencia y no cometas el error de, por precipitación o un exceso de ansia, algo de lo que pecamos todos, dejar de leer la letra pequeña de estas editoriales pseudo-fraudulentas que se prodigan últimamente. Si algo te huele mal, huye. Así de sencillo.

1 comentario

¡Cómo nos engañan!

Últimamente tengo la frustrante sensación de que vivimos en un mundo de mentirijilla, de que nada de lo que me rodea es real, sincero o franco. Si me pongo a citar ejemplos puedo aburrir hasta a las ovejas con un post de treinta y cinco mil palabras, así que me voy a limitar a comentar algunos de los engaños más recientes que me han irritado, sorprendido y simplemente, puesto de mal humor.

La tormenta Sandy que se acerca a Nueva York con catastróficas previsiones de daños materiales. Está anunciada desde hace días en todos los medios de comunicación con imágenes en directo, previsiones metereológicas y demás parefernalia televisiva. Cuando hoy en Facebook alguien ha colgado esta foto no me he planteado ni por un momento que no fuera cierta. Mi gozo en un pozo cuando me han confirmado que es un fotomontaje.

SAndy en Retrazos

Sandy de mentira

Otra mentira, sin entrar en polémicas ni meterme en política, la tenemos en el gobierno de este país. Nunca he hablado de política en estea blog ni suelo meterme en berenjenales de este tipo, pero escuchando el debate sobre los presupuestos la semana pasada tuve ganas de tirarle un zapato el televisor, emulando a un periodista extranjero que llegó a hacerse famoso por esto mismo. Afortunadamente me contuve, pues habría dado un bochornoso espectáculo en la sala de espera en la que me encontraba y habría dejado a los demás sin poder terminar de ver las mentiras institucionales que nos estábamos tragando.
La tercera, en un ámbito totalmente diferente, es la del azúcar moreno. Llevaba años escuchando decir que el azúcar blanco, debido al proceso de refinamiento que sufre antes de llegar a mi colacao de por las mañanas, es poco beneficiosa para nuestra salud; que el azúcar morena es más sana porque este proceso es menor, que pierde menos propiedades, etc. Por fin, hace unas semanas me dio por comprar la morena, por aquello de que hay que cuidarse y mejorar los hábitos alimenticios. Pues cuál no sería mi sorpresa al leer en Internet, en varios foros sobre nutrición, que este tipo de azúcar suele ser la misma azúcar blanca teñida con melaza. ¡Y encima me la cobran un euro más cara! No sólo cornudo, sino apaleado. No solo engañado, sino estafado también.

La cuarta indignación también es alimentaria y supe de ella a través de esta noticia en Canarias7.es. Al parecer, diversas marcas de aceite tenían en el mercado aceite que vendían como de oliva virgen extra cuando eran sólo virgen, sin el “extra”. Esto, que parece una chorrada, es para indignarse teniendo en cuenta la diferencia de precio entre uno y otro. Y, aunque no la hubiera, es como si me estuvieran dando gato por liebre. Por muy rico, sano y nutritivo que sea el gato, quiero saber que lo es y pagarlo al precio que le corresponde.

Ejemplos como estos hay a cascoporro y sé que con esto sólo estoy ejerciendo mi derecho a la pataleta, pero es que tengo la sensación de que por mucho que uno se esfuerza en separar el trigo de la paja cuando navega por Internet, lee el periódico o recibe información de cualquier otro tipo, nos engañan como quieren. ¿De quién podemos fiarnos hoy en día? ¿Quién nos da una información veraz, sin sesgo y realmente informativa -valga la redundancia-, sin intenciones ni falsas interpretaciones?

Sé que más de uno me tachará de ingenuo, pero ¿todo vale en el mundo de la publicidad? ¿Y en política? ¿Todo vale para conseguir un para de “Me gusta” de más?

¿Todo vale?

Deja un comentario

Día de las bibliotecas

Hoy miércoles 24 de Octubre es el Día de las Bibliotecas. Como tantas otras efemérides relacionadas con lo cultural, está pasando sin pena ni gloria por nuestro día a día. He tenido el lujo de participar esta mañana en un debate muy interesante al respecto en Radio Cibelio de Telde, con Ainhoa Rodriguez, en el que hemos tratado de poner un poco al día la situación real de las bibiliotecas en nuestra sociedad. Es un placer observar como algunos medios de comunicación sí se han mojado para darle cobertura a esta jornada y mucho más lo ha sido el que hayan contado conmigo para ello.

Las bibliotecas necesitan, desde mi punto de vista, actualizar su función social. Su papel como prestamista de libros ha quedado en segundo plano y deben apostar por la dinamización cultural a base de realizar actividades de fomento de la lectura. Afortunadamente las de nuestra capital están muy vivas en ese sentido y se puede encontrar en ellas exposiciones, cuentacuentos y actividades infantiles con frecuencia.

Deseo y espero que eso siga así y que la irrupción del libro electrónico no acabe con estos templos de la cultura, tan importantes y necesarios para todos.
¡Feliz día de las Bibliotecas!

Imagen

Deja un comentario

Generación Kindle. ¿Hacia dónde vamos?

Llevo varios meses escuchando hablar de la recientemente denominada Generación Kindle en la que se incluyen a aquellos autores que han decidido, por las razones que sea, autoeditar sus trabajos en formato digital, ya sea en Amazon (lo que da nombre a la generación debido al nombre de su lector más extendido, el Kindle) ya sea en cualquier otro formato. Son varios los ejemplos de éxitos en este sentido, como Amanda Hocking, John Locke o los más cercanos, como  Eva García Sanchez con su La saga de los longevos, claro ejemplo de el buen hacer de quien sabe lo que quiere conseguir cuando se sienta ante la pantalla en blanco.

Yo que he publicado varias cosas en Amazon, como mi primera novela La sombra de Pranthas, no puedo dejar de cavilar sobre este tema. Hasta hace unos años, el autor que decidía lanzarse a la aventura de autopublicar debía hacerse a la idea de que nunca iba a ser tomado en serio por una editorial. El coste económico de esa opción era desmesurado y el trabajo que requería solía no compensar la ilusión de ver tu trabajo en formato libro que después iba a tener una distribución irrisoria y un alcance de risa.

Hoy, Internet y, sobre todo, la megatienda Amazon, han abierto puertas hasta hace poco impensables. Sin gastar un euro, cualquiera puede colgar su novela, poemario o libro de relatos y ponerlo a disposición de los lectores. Después, las redes sociales hacen el trabajo gordo de la promoción, aunque siempre en función de la capacidad y las horas que el autor le eche a este importante aspecto. El caso es que apenas supone esfuerzo tener nuestra obra accesible para ser leída por todos.

Las editoriales han visto en esto un filón. Sólo hay que navegar entre las listas de los más vendidos para saber qué autores están despuntando. Fichar a uno de éstos es una apuesta mucho  menos arriesgada que recibir un manuscrito y apostar por su éxito. Aquí hay un filtro previo por parte de los lectores que puedan haber apoyado previamente a una escritora, con lo que la editorial reduce mucho su margen de riesgo.

¿A dónde nos puede llevar todo esto? Pues creo que la tendencia se ve venir a distancia. Las editoriales, ahora rehacias a recoger manuscritos, cerrarán aún más el puño y se irán a pescar autores a la red. Con entrar en amazon y chequear a los autores autopublicados que más tiempo lleven en los puestos altos de la lista de más vendidos ya tienen una referencia del alcance que su obra pueda estar alcanzando y, por tanto, del mayor o menor riesgo que pueda suponer ofrecerle el salto al papel. Editar a un autor novel dejará de ser una apuesta con los ojos cerrados por parte de las editoriales, que ahora podrán valorar la presencia que el aspirante tiene en las redes, la cantidad de gente que le sigue, el número  de buenas reseñas que haya podido generar su trabajo…

Creo que amazon acabará por convertirse en el primer paso para cualquiera que aspire a ser escritor. Si no me creen, tiempo al tiempo…

Deja un comentario

Se cargan la radio de todos

No soy analista político, ni sociológico, ni de ningún otro tipo. Soy un tío de la calle, uno normal y corriente de esos que no miras dos veces cuando te cruzas con ellos por la calle. Soy una persona sencilla y humilde con un negocio que trata de sacar adelante como sabe o como puede. Como muchos otros, escucho la radio en mis ratitos libres. No me pregunten por qué, pero desde hace unos años me he aficionado a Radio Nacional, en especial a sus programas matinales y vespertinos, que son ‘En días como hoy’ y ‘Asuntos propios’. Del primero me gusta su variedad, su interés por contar la verdad y huir del partidismo, su afán por tocar varios temas de actualidad cada día y dar voz a la gente con su ‘Parlamento de la calle’. Del segundo, su desparpajo, su humor, su ironía y la capacidad de decir verdades como puños con una sonrisa en la cara, sin dramatismo ni tremendismo. No sé si como emisora, como empresa, es mejor o peor que otras del dial, pero a mí me gusta.

Hoy me he enterado de que el nuevo presidente de RNE planea (si no lo ha hecho ya) destitur a ambos, además de a Pepa Fernández, que lleva ahí la tira de años, de sus programas señeros, con ve a saber qué excusa seguramente relacionada con la crisis. Estamos hablando de profesionales de la libertad de expresión cuyas cifras de audiencia siguen creciendo mes a mes, así que no creo que el motivo sea escasa audiencia. Estamos hablando de señores que entrevistaban a los políticos fueran del partido que fuera, sin dorarle la píldora a nadie, dando más importancia a las noticias solidarias que a las morbosas, dando voz a quienes no la tenemos tanto como a los que están ante el micrófono todo el día.

¿Qué puede haber propiciado estos despidos? ¿Qué extraño motivo ha podido hacer llegar al nuevo presidente, Leopoldo González-Echenique, a la conclusión de que estos empleados sobran en sus puestos. ¿Creerá que alguien puede hacerlo mejor? ¿Están hablando demasiado? ¿Son demasiado plurales? ¿Están dando demasiada caña al Gobierno de Mariano “Recortes” Rajoy?

¿Qué está pasando en este país? Vamos proa al marisco, amigos… No sé si llorar o limitarme a vomitar un rato para sacarme esta bilis que me corroe por dentro.

A dicho Garrido en su despedida que sigams “confiando en la radio y televisión públicas” porque “les pertenecen”. Lo dudo, amigo, lo dudo. Mi confianza se acaba aquí.

Y yo, que procuro no opinar públicamente sobre política, tengo la sensación de que lo peor está por llegar…

Toni Garrido Retrazos

Toni Garrido en Retrazos

Deja un comentario

Palos de ciego

Acabo de tropezar con un enlace en Facebook que me llevó hasta esta noticia del diario Publico.es: Ana Mato predica el naturismo para ahorrar en medicinas.

Esto me provoca un carcajeo involuntario justo antes de que me entren ganas de llorar de pena y lástima por los gobernantes que rigen nuestros inciertos destinos. Quizás la frase más soprendente, estúpida e indignante, sea esa en la que dice que “Sacaremos del vademecum medicamentos de escaso valor terapéutico que se pueden sustituir con alguna cosa natural”.

Ojo, no con homeopatía, flores de bach, reiki, tomillo o el remedio de la abuela, no, “alguna cosa natural”, como si ella tuviera la más mínima idea al respecto. Me parece estúpido y un insulto a quienes se dedican a la medicina natural que ahora que la cosa está fea, cuando lleva la industria farmacéutica desprestigiando durante años los remedios tradicionales y naturales, de pronto tengamos que recurrir a ello, pero sólo para ahorrar, no porque sea mejor para nuestra salud.

Eso sí, por “alguna cosa natural”, sin dar nombres ni detalles, a la que sólo le falta añadir “que se nos vaya ocurriendo sobre la marcha”, improvisando y poniendo parches.

Señora Mato, más respeto y más documentación, por favor. Cómo mínimo, aprenda a expresarse a ver si consiguen que nos quitemos la sensación de que tenemos la clase política más inculta y peor preparada de la historia.

Deja un comentario

Un astronauta solidario

Astronauta en la playa en RetrazosMe resulta muy grato comprobar que en estos días tan convulsos y complicados para todos, es cuando más nos implicamos en proyectos solidarios, cuando la verdadera esencia de la gente sale a la luz.  Ya hemos hablado del proyecto Iusionaria puesto en marcha por Juan de Dios Garduño para ayudar a la familia de Abraham Presa. Hace casi año y medio que la familia de Abraham sufre una agonía a causa de que al pequeño, de seis años, se le diagnosticó Adrenoleucodistrofia (http://www.unmilagroparaabraham.com). La única manera de ayudarle es con una operación muy costosa de médula irrealizable en Europa, por lo que el niño debe ser operado en Estados Unidos. Estos gastos son inalcanzables para cualquier familia media. Ahora es la Federación Española de Fantasía Épica la que se suma esta causa, ofreciendo el relato digital Astronauta en la playa a cambio de una donación (mínima de 1€) que irá integramente a la familia de Abraham. Infórmate en cómo hacerlo y de todos los detalles siguiente enlace: un astronauta para salvar a Abraham.

¡Anímate a colaborar!

1 comentario

A %d blogueros les gusta esto: